Nuestros alumnos y alumnas de Primaria han participado en un fabuloso experimento para crear «jardines químicos», unas bellas formaciones multicolores que imitan la sugerente vegetación de los fondos marinos y que se consiguen mediante reacciones químicas y la precipitación de minerales.

Los alumnos de 4º de Primaria de nuestro colegio han participado en un experimento denominado “jardines químicos”, sin duda uno de los experimentos más bellos que se pueden hacer en un laboratorio de Ciencias Naturales. Este experimento ha sido conducido por el Dr. Claro Ignacio Sainz, investigador del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-UGR), que lleva muchos años estudiando estas hermosas formaciones multicolores. Incluso, en alguna ocasión, ha enviado al «espacio exterior» ensayos análogos a los realizados en nuestro colegio, tal y como nos explicó en su charla:

Un jardín químico es una especie de “bosque” multicolor que se forma por precipitación de minerales, generados durante ciertas reacciones químicas. Estas reacciones químicas producen estructuras similares a las vegetales. Para producir un jardín químico en el laboratorio, se coloca en un recipiente una sal metálica en una solución de silicato sódico. De ese modo, se forman unas estructuras tubulares irregulares que crecen debido a la acción combinada de distintos procesos físicos-químicos (presión osmótica, efectos de gravedad, etc.).

Cada sal metálica da origen a “arbolitos” de diversos colores. Así, las sales de hierro trivalente dan ramificaciones de colores anaranjados, las de hierro divalente generan “arboles” de color negro, las sales de cobalto forman estructuras de color violáceo, el sulfato de cobre da lugar a formas de color verde, el cloruro de calcio da “plantas” de color blanco, etc.

Este experimento nos ha permitido abordar procesos interesantes de Química (disolución y precipitación), Física y Geología (difusión, cristalización). Además, los jardines químicos presentan analogías con diversos sistemas naturales, como las chimeneas hidrotermales situadas en el fondo de los océanos, donde se cree que pudo originarse la vida en nuestro planeta.